jueves, 22 de diciembre de 2011

All I want for Christmas is...



Hola bellezas!
Pues aquí estamos, otra vez a punto de finalizar el año, con el vestido luminoso y los zapatitos nuevos preparados para bailar hasta el amanecer (¿o nó?)
Uff, cabe hacer balance de un año entero, con sus alegrías y sus penas, y por supuesto, pensar ya los propósitos de Año Nuevo; a saber: amortizar de una vez el bono del gym, dedicarme más tiempo a mí misma, decir "te quiero" sólo cuando sea necesario y venga justificado por el guión, etc.
Como decía una vieja canción, "Salud, Dinero y Amor..." es lo que os deseo en estas fechas navideñas.
Pero como no podía ser de otra manera, seamos un poquiito superficiales y dejémonos llevar por un rojo de labios perfecto.  Aprovecho pues para presentaros mi pequeña colección de  labiales-fiesta; esos que me pondré en días venideros. Mi color rojo fetiche por excelencia es un labial cremoso de Max Factor, el Couture Red 545 Moisture Rich. Es un rojo profundo pero nada oscuro, cremoso e hidratante, con acabado satinado.

Otro labial-fiesta, como yo digo, es este de Christian Dior. Lo consumo con moderación, pues es altamente adictivo. Se trata del Rouge Dior Rose Légende, nº 882. Un fucsia intenso con base azulada, ¡precioso!



Otro rojo muy interesante (y más modesto) es este labial de Oriflame, ed. limitada Hollywood Red Carpet. Queda un rojo mate ponible y duradero.


Y el último en unirse a esta  pequeña familia es el tono 01 de la colección que Kate Moss diseñó para Rimmel London. ¡Simplemente me encanta! Tiene ese aroma característico de ediciones antiguas de Rimmel, dulce y suave. ¡Y qué decir del color! Rojo jugoso que permanece intacto durante horas, con una altísima pigmentación.


Ya sólo me queda decidir cuál para qué ocasión :) Os pondré documento gráfico acreditativo jej.
Pues eso mis bellas; la Navidad es un tiempo especial en el que nuestros deseos se amontonan bajo el árbol y a veces se hacen realidad. Disfrutad con vuestros seres queridos estas fechas; no importa si cantando villancicos o compartiendo cervezas en un garito donde haya que gritar en la oreja; no importa si yendo a la Misa del Gallo o a comer churros en el puesto de la esquina. De corazón  os deseo unas felices fiestas. ¡Besos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame un saludito...